SERVICIOS

InRed Inspection & Testing es una empresa que se dedica principalmente a la prestación de todos los servicios de evaluación de la conformidad en ámbitos regulados por la administración, actividad que también se conoce con el nombre de Inspección Reglamentaria, con la acreditación como Organismo de Control (el número de acreditación es OC-I/406).

CALIDAD Y RAPIDEZ EN EL SERVICIO

TRATO PERSONALIZADO

TECNOLOGÍA DE VANGUARDIA

EQUIPO ALTAMENTE CUALIFICADO

EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTO EN EL SECTOR

CALIDAD Y RAPIDEZ EN EL SERVICIO

TRATO PERSONALIZADO

TECNOLOGÍA DE VANGUARDIA

EQUIPO ALTAMENTE CUALIFICADO

EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTO EN EL SECTOR

null

Inspecciones de instalaciones eléctricas de baja tensión

El vigente Reglamento de Instalaciones Electrotécnicas para Baja Tensión (REBT) aprobado por el RD 842/2002, tiene por objetivo establecer las condiciones técnicas y garantías que deben cumplir las instalaciones eléctricas conectadas a una fuente de suministro en los límites de baja tensión con la finalidad de preservar la seguridad de las personas y los bienes, asegurar el funcionamiento normal de estas instalaciones y contribuir a la fiabilidad técnica y a la eficiencia económica de las instalaciones. Las inspecciones reglamentarias evalúan el cumplimiento de estas exigencias.

1. INSPECCIONES DE INSTALACIONES ELÉCTRICAS DE BAJA TENSIÓN

  • Decreto de 3 de junio de 1955, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión.
  • Decreto 2413/1973, de 20 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión.
  • Orden del 31 de octubre de 1973, por la que se aprueban las Instrucciones Complementarias nombradas
  • Instrucciones MI BT, según lo dispuesto en el Reglamento electrotécnico para baja tensión.
  • Real Decreto 2295/1985, de 9 de octubre, por el que se adiciona un nuevo párrafo al artículo 2 del Reglamento electrotécnico para baja tensión, aprobado por el Decreto 2413/1973, de 20 de septiembre.
  • Real Decreto 842/2002, de 2 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión.
  • Real Decreto 560/2010, de 5 de mayo, por el que se modifican diferentes normas reglamentarias en materia de seguridad industrial para adecuarlas a la ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y a su ejercicio, y a la ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diferentes leyes para su adaptación a la ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y a su ejercicio.
  • Real Decreto 1053/2014, de 12 de diciembre, por el que se aprueba una nueva Instrucción Técnica Complementaria (ITC) BT 52 “Instalaciones con fines especiales.
  • Infraestructuras para la recarga de vehículos eléctricos”, del Reglamento electrotécnico para baja tensión, aprobado por el Real Decreto 842/2002, de 2 de agosto, y se modifican otras Instrucciones Técnicas Complementarias.

A los titulares, proyectistas, instaladores y conservadores de instalaciones eléctricas de Baja Tensión. Muchas de las siguientes tipologías de edificación están obligadas a realizar una auditoría y a obtener un certificado de conformidad de sus instalaciones eléctricas: bares, restaurantes, hoteles, balnearios, residencias de estudiantes y ancianos, hospitales, consultorios médicos, edificios corporativos o institucionales (museos, sedes gubernamentales, auditorios…), aeropuertos, sedes docentes o universitarias, palacios de congresos, centros comerciales, grandes superficies, gimnasios, centros deportivos, piscinas públicas, spas, edificios residenciales, industrias, parkings, talleres de vehículos, gasolineras, etc.

1.1 Inspecciones iniciales

Son objeto de inspección, una vez ejecutadas las instalaciones, sus ampliaciones o modificaciones de importancia y antes de ser tramitadas delante del órgano competente de la comunidad autónoma, las instalaciones siguientes:

  • Instalaciones industriales con una potencia máxima admisible superior a 100 kW.
  • Locales de pública concurrencia.
  • Locales con riesgo de incendio o explosión, de clase I, excepto garajes de menos de 25 plazas.
  • Locales mojados con potencia máxima admisible superior a 25 kW.
  • Piscinas con potencia máxima admisible superior a 10 kW.
  • Instalaciones de las estaciones de recarga para el vehículo eléctrico, que requieran elaboración de proyecto para su ejecución.
  • Quirófanos y salas de intervención.
  • Instalaciones de alumbrado exterior con potencia máxima admisible superior a 5 kW.

1.2 Inspecciones periódicas
Son objeto de inspecciones periódicas, cada 5 años, todas las instalaciones eléctricas para baja tensión que necesitaron inspección inicial, según punto anterior, y cada 10 años, las comunes de edificios de viviendas de potencia máxima admisible superior a 100 kW. Es decir, las instalaciones siguientes:

  • Instalaciones industriales con una potencia máxima admisible superior a 100 kW.
  • Locales de pública concurrencia.
  • Locales con riesgo de incendio o explosión, de clase I, excepto garajes de menos de 25 plazas.
  • Locales mojados con potencia máxima admisible superior a 25 kW.
  • Piscinas con potencia máxima admisible superior a 10 kW.
  • Instalaciones de las estaciones de recarga para el vehículo eléctrico, que requieran elaboración de proyecto para su ejecución.
  • Quirófanos y salas de intervención.
  • Instalaciones de alumbrado exterior.
  • Zonas comunes de edificios de viviendas de potencia máxima admisible superior a 100 kW.

1.3 Inscripción de instalaciones existentes anteriores a 2003 que no hayan sido legalizadas

Consiste en una inspección periódica de las instalaciones mencionadas en el punto anterior. Además, una revisión de la documentación aportada según Instrucción 1/2015 de la Generalitat de Catalunya.

 

1.4 Inspección de certificación de condiciones de seguridad en viviendas

Consiste en una inspección para certificar las condiciones mínimas de seguridad de una instalación eléctrica de Baja Tensión de una vivienda que se encuentra sin suministro eléctrico durante un periodo superior a 1 año y que se quiera poner nuevamente en marcha.

null

INSPECCIONES DE INSTALACIONES TÉRMICAS EN LOS EDIFICIOS

El vigente Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE) aprobado por el RD 1027/2007, tiene por objetivo establecer las exigencias de seguridad y
eficiencia energética que deben alcanzar y mantener a lo largo de su vida útil las instalaciones destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene en los edificios. Es decir, las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria. Las inspecciones reglamentarias evalúan el cumplimiento de estas exigencias.

2. INSPECCIONES DE INSTALACIONES TÉRMICAS EN LOS EDIFICIOS

  • Real Decreto 1618/1980, del 4 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones de Calefacción, Climatización y Agua Caliente Sanitaria, con el fin de racionalizar su consumo energético.
  • Real Decreto 1751/1998, del 31 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) y sus Instrucciones Técnicas Complementarias (ITE) y se crea la Comisión Asesora para las Instalaciones Térmicas de los Edificios.
  • Real Decreto 1218/2002, del 22 de noviembre, por el que se modifica el Real Decreto 1751/1998, del 31 de julio, por el que se aprobó el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) y sus Instrucciones Técnicas Complementarias (ITE) y se crea la Comisión Asesora para a las Instalaciones Térmicas de los Edificios.
  • Real Decreto 314/2006, del 17 de mazo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación.
  • Real Decreto 1027/2007, del 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE).
  • Real Decreto 1826/2009, del 27 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobado por el Real Decreto 1027/2007, del 20 de julio.
  • Real Decreto 238/2013, del 5 de abril, por el que se modifican determinados artículos e instrucciones técnicas del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobado por el Real Decreto RD1027/2007, del 20 de julio.

A los titulares, proyectistas, instaladores y conservadores de instalaciones con potencia nominal instalada igual o superior a 20 kW térmicos en producción de calor y/o con potencia nominal instalada igual o superior a 12 kW en producción de frío. Muchas de las siguientes tipologías de edificación están obligadas a pasar una auditoría y obtener un certificado de conformidad de sus instalaciones térmicas: hoteles, balnearios, residencias de estudiantes y tercera edad, hospitales, edificios corporativos o institucionales (museos, sedes gubernamentales, auditorios…), aeropuertos, sedes docentes o universitarias, palacios de congresos, centros comerciales, grandes superficies, gimnasios, centros deportivos, piscinas públicas, spas, algunos edificios residenciales, etc. Por lo que respecta a los usos dentro de procesos industriales, agrícolas o de cualquier otro tipo, están exentos en la parte que no esté destinada a atender las demandas higiénicas y de bienestar térmico de las persones (calefacción, vestuario de operarios…).

2.1. Inspecciones periódicas de eficiencia energética (IPE)

Inspección a la que deben someterse periódicamente los generadores de calor con potencia nominal igual o superior a 20 kW y los generadores de frío de potencia nominal igual o superior a 12 kW (incluyendo, si corresponde, las instalaciones de energía solar) de las instalaciones térmicas en los edificios, para verificar el cumplimiento de la exigencia de eficiencia energética establecida en el RITE. Los generadores de calor deben realizar las IPE en un periodo no superior a 2, 4 y 5 años dependiendo del tipo de combustible y su potencia térmica nominal.

 

2.2. Inspecciones periódicas de la instalación completa (IPIC)

Inspección a la que debe someterse la totalidad de la instalación para verificar el cumplimiento de la exigencia de eficiencia energética establecida en el RITE. Afecta a las instalaciones de generación de frío de igual o más de 12 kW de potencia nominal y a instalaciones de generación de calor de igual o más de 20 kW. Estas instalaciones térmicas deben realizar la IPIC cada 15 años.

 

2.3 Inscripción de instalaciones existentes anteriores a 2007 que no hayan sido legalizadas

Consiste en una inspección periódica de eficiencia energética (IPE) de los generadores de frío de igual o más de 12 kW de potencia nominal y a instalaciones de generación de calor de igual o más de 20 kW. Además, una inspección de la instalación térmica completa (IPIC), así como de la revisión de la documentación aportada según Instrucción 1/2015 vigente de la Generalitat de Catalunya.

null

Trámites de declaración mediante el canal de la OGE

Las altas, modificaciones y bajas registrales de las nuevas instalaciones a las que aplica la Ley 9/2014 del 31 de julio, de la seguridad industrial de los establecimientos, las instalaciones y los productos, deberán solicitarse por vía electrónica, tengan o no la obligación de realizar una inspección inicial como es el caso de algunas instalaciones eléctricas de Baja Tensión. A partir del 6 de

noviembre, estos trámites se realizan a través del Canal Empresa de la OGE.

3. TRÁMITES DE DECLARACIÓN RESPONSABLE MEDIANTE EL CANAL EMPRESA DE LA OGE COMO ORGANISMO DE CONTROL

A los titulares, proyectistas, instaladores y conservadores que quieran tramitar una alta, modificación o baja en alguna de sus instalaciones o en alguno de sus aparatos.

Los tipos de instalaciones que están sujetas a estas tramitaciones administrativas de alta, modificación o baja, con o sin inspección asociada, son:

  • Instalaciones eléctricas de Baja Tensión (BT)
  • Instalaciones eléctricas de Alta Tensión (AT)
  • Calefacción y Climatización (RITE)
  • Ascensores (AE)
  • Grúas (AE)
  • Equipos a presión (AP)
  • Frío Industrial (IF)
  • Instalaciones de Gas (GC)
  • Instalaciones de productos petrolíferos (IP)
  • Instalaciones de productos químicos (APQ)

null

Medidas no reglamentarias

Realización de medidas no reglamentarias en las instalaciones eléctricas de baja tensión y en instalaciones térmicas, a petición del titular, proyectista, instalador o conservador, con carácter voluntario, para garantizar que sus activos cumplen todos los requisitos de calidad y de rendimiento.

4. MEDIDAS NO REGLAMENTARIAS

4.1 Medidas No Reglamentarias en Instalaciones eléctricas

 

Los tipos de medidas y alcance de las mismas son los siguientes:

 

  • Medida de la resistencia a tierra de una instalación

Todas las instalaciones eléctricas tienen que disponer de una resistencia de puesta a tierra óptima para evitar peligros contra contactos indirectos. Sabiendo este valor conjuntamente con la sensibilidad del diferencial más desfavorable, mediante la Ley de Ohm podemos obtener la tensión de contacto máxima que se podría producir en caso de contacto indirecto. En el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión se especifica los valores máximos de esta tensión de contacto según el tipo de instalación.

 

  • Medida del tiempo de actuación de los interruptores diferenciales

Todas las instalaciones eléctricas tienen que disponer de interruptores diferenciales. El interruptor diferencial es un equipo eléctrico de protección contra derivaciones eléctricas en el suelo. Estas derivaciones suponen un peligro de electrocución por contacto directo o indirecto para las personas. Esta medida consiste en simular un defecto a tierra pequeño pero suficiente como para que el diferencial actúe. De esta forma nos da información sobre el correcto estado del equipo y la tensión máxima que se ha producido en el ensayo.

 

  • Medida de la resistencia de aislamiento de los conductores

Todas las instalaciones eléctricas tienen que disponer de unos conductores en buen estado. A veces, con una inspección visual no es suficiente para saber el estado de un conductor, ya que muchas veces no es accesible durante toda su longitud, o el defecto de aislamiento no es apreciable. Esta medida consiste en hacer circular una pequeña corriente por el conductor respecto a tierra. Si esta corriente vuelve sin ninguna fuga, la medida será correcta, obteniendo un valor óhmico de aislamiento correcto. Este valor obtenido se puede contrastar con el valor mínimo permitido por el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión.

 

  • Medida de equipotencialidad a tierra de masas accesibles

Todas las instalaciones eléctricas tienen que disponer de una correcta equipotencialidad a tierra de las partes metálicas accesibles a las personas. Esta medida consiste en comprobar la continuidad entre estas partes, anulando la resistencia del propio cableado del equipo, con el fin de obtener la resistencia exacta que existe entre todas estas partes metálicas. Este valor obtenido se puede contrastar con el valor mínimo permitido por el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión.

 

  • Medida de resistividad de terrenos

De forma habitual, antes de construir y diseñar una red de tierras, es necesario disponer del valor de la resistividad del terreno donde se quiere realizar. Este valor determinará directamente la cantidad de material y distribución del mismo. Esta medida consiste en comprobar el valor de resistividad del terreno mediante el método Wenner. Se colocan en el terreno cuatro picas en línea recta equidistantes entre ellas. El equipo genera una corriente conocida a través de las dos picas exteriores y se mide la caída en el potencial de tensión entre las dos picas interiores. Mediante la Ley de Ohm el equipo calcula de forma automática la resistividad del terreno.

 

  • Medida del consumo eléctrico por fase de la instalación

Este es un dispositivo de medida que se ubica en la acometida del cuadro general de protección de la instalación y que proporciona en tiempo real el consumo eléctrico. Este método tiene como ventaja que no es necesario esperar a que llegue la factura de la suministradora para saber cuál es el consumo eléctrico, con lo que teniendo históricos de consumo se pueden realizar previsiones y se puede tener un control del mismo para reducir el importe de la factura. Además se puede detectar una descompensación de carga en alguna de las fases. De la misma forma se puede analizar el consumo de cualquier parte de la instalación.

 

  • Termografía en instalaciones eléctricas

La inspección termográfica se realiza en condiciones normales de funcionamiento de la instalación a máxima carga, no dejando fuera de servicio a la instalación bajo estudio. No es necesario el contacto del equipo con el elemento que se está estudiando para cuantificar su temperatura. Es fácilmente localizable el origen del problema, es decir, el foco causante de la anomalía. En cualquier cuadro eléctrico los puntos de inspección son las conexiones atornilladas de la aparamenta con los conductores del palnel. Entre los componentes más analizados están los conductores, conexiones en regletas y terminales, empalmes, interruptores principales, seccionadores, magnetotérmicos, diferenciales, guardamotores, fusibles, relés, telerruptores, contactores, acoplamientos, transformadores, circuitos de control, embarrado, cajas de conexiones en motores, baterías de condensadores, etc.

 

4.2. Medidas No Reglamentarias en Instalaciones térmicas

 

  • Medida de eficiencia energética en generadores de calor

Se trata de una medida de eficiencia consistente en analizar humos en la salida de la caldera. Con los valores que proporciona esta medida, se puede analizar  fácilmente la correcta combustión de la caldera y su eficiencia energética. Los valores obtenidos en la medida son los siguientes:

-Monóxido de Carbono CO (ppm)

-Oxígeno 02 (%)

-Dióxido de Carbono CO2 (%)

-Lamda

-Temperatura de humos (ºC)

-Tiro (mbar)

-Rendimiento (%)

 

  • Medida de eficiencia energética en generadores de calor

Se trata de una medida de eficiencia consistente en comparar el rendimiento frigorífico con el rendimiento eléctrico del equipo. Con los valores que proporciona esta medida se puede analizar fácilmente el correcto funcionamiento y su eficiencia energética.

-Temperatura del fluido exterior en la entrada y salida del evaporador (ºC)

-Temperatura del fluido exterior en la entrada y salida del condensador (ºC)

-Temperatura y presión de evaporación (ºC) (bar)

-Temperatura y presión de condensación (ºC) (bar)

-Tensión de alimentación eléctrica (V)

-Consumo eléctrico (A)

-Factor de potencia de la instalación (%)

-Potencia eléctrica absorbida (kW)

-Potencia térmica instantánea del generador (kW)

-EER o COP instantáneo (rendimiento)

 

  • Termografía en instalaciones térmicas

La inspección termográfica se realiza en condiciones normales de funcionamiento de la instalación a máxima carga, no dejando fuera de servicio a la instalación bajo estudio. No es necesario el contacto del equipo con el elemento que se está estudiando para cuantificar su temperatura. Es fácilmente localizable el origen del problema, es decir, el foco causante de la anomalía. La termografía infrarroja en instalaciones térmicas tiene una doble función: por un lado, detecta fugas y pérdidas energéticas de equipos e infraestructuras, y por otro, es una herramienta muy útil en aplicaciones donde la eficiencia energética es de vital importancia.

null

Certificado de eficiencia energética

Los propietarios de una vivienda, oficina o local comercial construido antes de noviembre de 2007 que quieran alquilar o vender su inmueble necesitan para ello un Certificado de Eficiencia Energética. Desde el pasado 1 de junio de 2013, fecha en que entró en vigor el nuevo Real Decreto (235/2013), los propietarios tienen que facilitar esta certificación y hacerla constar en cualquier anuncio que publiquen para que los inquilinos y compradores puedan evaluar la eficiencia energética del inmueble.

5. CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

Desde el 1 de junio de 2013 es obligatoria la obtención de un Certificado de Eficiencia Energética (CEE) para vender o alquilar su vivienda o local, según el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril.

Consta de un certificado en que se refleja la calificación energética de un edificio, vivienda, local u oficina, conteniendo información objetiva sobre las características energéticas, consumos, prestaciones y posibles mejoras de la eficiencia energética de un inmueble.

El servicio incluirá una calificación de su inmueble (A, B, C, D, E, F o G), así como información objetiva sobre las características energéticas, consumos, prestaciones y posibles mejoras de la eficiencia energética de un inmueble. Además, INRED le ofrecerá indicaciones personalizadas sobre las posibilidades de ahorro energético, todo ello por un precio ajustado al mercado sin sorpresas en impuestos y tasas.